Picture71

Hoy os queremos proponer una idea original para una boda. A menudo Contratamos un fotográfo que se encarga de hacer fotos durante toda la celebración, desde la ceremonia hasta el baile. Sin embargo hay una manera de conseguir fotos más informales, espontáneas y divertidas. Prueba a poner una cámara en cada una de las mesas y que tus invitados saquen sus propias fotos. De esta forma añadirás a tu albúm de fotos tradicional otro nada convencional y muy divertido.
En las mesas puedes colocar las cámaras con notas que llamen a tus invitados a lanzarse a hacer fotos.
Las cámaras de fotos te permitirán tener un  recuerdo de momentos improvisados a menudo no tomadas por el profesional contratado. Por supuesto no porque éste no haga su trabajo -hoy en día hay auténticos profesionales capaces de captar los instantes más remotos y llenos de emotividad- sin embargo, piensa por un minuto…si dos ojos pueden captar más de quienientos instantes, ¿imaginas lo que son capaces de hacer 400?
Puedes organizarlo de varias formas. Bien puedes poner cámaras desechables en la mesas e invitar a tus invitados a que las depositen en algún lugar común antes de marcharse. De este modo las enviarás después todas juntas a imprimir -bien en formato analógico, bien en digital-. Para poder después hacer una selección y enviarlas junto con el agradecimiento de asistencia en formato papel o vía e-mail.
Pero también puedes optar, siempre y cuando la boda sea de día,  por invitarles a que hagan sus fotos durante la comida y el baile e inmediatamente después una persona pasaría recogiendo las cámaras para, de esta forma, preparar un cd que entregues a tus invitados al final de la celebración y como obsequio de despedida. Hay que tener en cuenta que esta opción es sólo posible tratándose como ya hemos dicho de una boda de día, en un lugar no demasiado apartado y en la que no haya muchos invitados. Ya que si hay muchas cámaras el revelado en el mismo día se hace más complicado.
La ventaja de decidirse por la primera opción es que permite a los protagonistas hacer un filtro con las fotos tomadas mientras que en la segunda opción será el propio fotografo quien someta a su criterio el revelado.
Ahora ya no hay excusa para tener fotos divertidas de nuestra boda. Además del photocall tal como comentábamos el otro día con el caso de la boda inspirada en el cine, puedes incluir cámaras de fotos que hagan que sean tus invitados quienes dedidan qué momentos inmortalizar.