bodamantillamadrina
Cada vez es más común ver la mantilla como complemento de las madrinas, aunque su uso lo asociamos también con la Semana Santa y los toros, en las bodas nos estamos acostumbrando a verlo a menudo. Generalmente la pregunta más formulada a la hora de elegir una mantilla una vez se decide el llevarla, es cómo hacerlo y de qué color elegirla.

Su origen…

La mantilla ha tenido muchos usos y, de hecho, y aunque su nacmiento no está muy claro. Se cree que comenzó a usarse como elemento ornamental para las mujeres y para resguardar del frío. Así que el uso actual que de ésta se hace nada tiene que ver con el original, ya que ni se sujetaba a una peineta ni el material era de encaje, sino de paño. Además, y lejos de lo que pueda pensarse, no estaba vinculado a una clase social, sino que cualquier mujer la llevaba a la cabeza para resguardarse del frío.

Lo que si que no se debe hacer ,es arriesgar con un traje moderno y muy original, y apostar también por la mantilla.  Este complemento es clásico y deberá ir acompañado de un traje sencillo y también clásico.
 
Poco a poco fue evolucionando su uso hasta el que conocemos actualmente que, a pesar de no ser mayoritario, si se ve, como hemos comentado anteriormente, cada vez en más bodas.
Hoy se pueden elegir de tres tipos: blonda, chantilly o tul. Y también de distintos colores aunque lo usual es elegirla en negro ya que ésta está indicada para mujeres casadas mientras la blanca lo es para las solteras; aunque como todo al final va a depender también del gusto y criterio de la madrina.
 

El protocolo en las bodas

La mantilla unicamente debe llevarse en ceremonias religiosas y cuando el novio lleva chaqué. La única que puede llevar traje largo en el caso de una ceremonia de día es la madrina, Aunque ésta también podrá llevar la mantilla con un traje de cóctel (siempre por debajo de la rodilla) con manga larga o francesa. Además, tendrá que llevar una largo determinado al igual que la peineta.

Podéis elegir entre llevar una mantilla antigua de algún familiar, comprarla o hacerla a medida. Colocarla no es nada fácil por lo que recomendamos que os la coloquen, además para evitar el vuelo hay que prenderla de forma discreta al vestido, lo que hace aún más difícil la misión de colocarla.

Y a vosotras ¿qué os parece?¿ Os gustan las madrinas con mantilla? No dejés dedarnos vuestra opinión, si os gusta este complemento y si habéis visto algún modelo que os a haya gustado especialmente.