Imagen-20
Cuando nos preguntan cuál es el momento que más nos gusta de las bodas, depende mucho de nuestro estado de ánimo, pero es cierto que mirar la cara del novio cuando la ve entrar, es una sensación increíble y poco predecible, porque el ni siquiera es consciente de que le están mirando.
Pero otro de nuestros momentos preferidos, y una de las fotos más buscadas por todos los fotógrafos es ese beso, abrazo, o mirada de padre y su hija, donde se saltan algunas lagrimillas. Para un padre es complicado, porque normalmente les cuesta darse cuenta de que su “pequeña”, en cierto modo, va a dejar de serlo, y por otro lado, es la sensación, el descanso de saber que su hija, es feliz

y esta de la mamá también nos parece preciosa
¿Los pelos de punta?