1151

Hoy os vamos a enseñar unas fotos preciosas de una boda celebrada entre viñedos llena de detalles. 
Martina y Eduardo celebraron su boda en Valladolid, en la bodega de José Pariente, de la familia de la novia. ¡Un día inolvidable para los dos!


El vestido de la novia era de Rosa Clará de la colección 2013. Los zapatos son de Jimmy Choo, quería llevar unos que no fuesen blancos pero tampoco se atrevía a llevar unos de color fuerte y éstos de Glitter iban perfectos con los broches en color plata envejecida que llevaba el vestido.

El ramo lo diseñaron entre las chicas de “Grupo Lince” y la novia. Es una empresa de integración que emplea a personas con discapacidad, también se encargaron de la decoración en la Iglesia.

Los fotógrafos elegidos fueron Momenta Bodas(de Madrid), Martina nos contó que los eligieron porque habían hecho anteriormente las fotos de la boda de una amiga y le parecieron súper espontáneos.

La corona se la hicieron en la peluquería, era una copia exacta de la que llevó su madre el día de su boda, quiso hacerle un guiño. Las coronas de las niñas también eran exactamente iguales y a su madre le hizo mucha ilusión.

El vestido de las niñas lo compramos en Zara Kids, y le añadimos un fajín en color rosa palo. Y llevaron unas bailarinas de glitter rosa también. (Eran una mini versión de la novia pero muy sencillas y veraniegas, y acorde con el lugar de celebración que fue una bodega en el campo).

De la decoración de las mesas se encargó el Catering que nos sirvió ese día, perteneciente al restaurante “Llantén

Las mesas tenían nombres de películas que a los novios les recordaba a los invitados de cada mesa: 

Después de la cena pusimos unas cajas de madera de Champagne con bailarinas dentro para que las invitadas pusiesen bailar toda la noche. 

Y como detalle a la salida, cada invitado podía coger unas botellas que hicimos especiales para ese día (los dos tenemos bodegas “Bodegas José Pariente” y “Carrasviñas” en Rueda y por eso hicimos un coupage especial para ese día.




A pesar de ser 350 invitados, fue una boda muy cercana y muy relajada, y con mucha música en directo: Gospel en la Iglesia, Swing en el cóctel y Un grupo que versiona canciones de los 80 y 90 después de la cena.