boda-granja-san-ildefonso
La boda de hoy es una de esas bodas que te engancha del primer al último detalle, especialmente por las flores ya que Elena, la novia, es la propietaria de Elena Suarez & Co desde donde se dedica a hacer arreglos florares de ensueño.
Cuando una boda empieza con una pedida 10 es difícil que algo salga mal: “Jorge me pidió que me casase con él en Abril de este año… metió una mini alianza de brillantes de Aristocrazy en el casco que uso yo para la moto y en el momento que me lo iba a poner para irnos a cenar lo vi… Creo que casi me muero…” 

El traje era de Navascués. “Mi madre fue de las primeras en hacérselo con ellas, y yo no dudé nunca que me lo iba a hacer allí. Nos trataron con muchísimo cariño, y el resultado para mi fue perfecto…. me veía muy “yo”…” Su madre y su hermana también fueron de Navascués de los pies a la cabeza y el novio se hizo el chaqué y la camisa en Pecaro.

En el pelo llevó un collar de brillantes de su abuela, “la joya de la familia”. “Me estuve acordando de ella todo el día y pensando lo contesta que estaría viéndome con él” Otras joyas fueron el anillo de pedida de la Joyería Suarez y unos pendientes y una pulsera, que le buscó su hermana, de la colección “Retro” de Aristocrazy. 


Para unir el cuello del traje se les ocurrió poner una cadenita con un colgante. En esos días recibí, como regalo, una orla preciosa de la Joyeria Suárez. La llevé al taller y me la cosieron en la parte trasera del cuello del vestido. Un detalle que me encantó. Del peinado y el maquillaje se encargaron en Bajobé

Eligieron La granja de San Ildefonso. “El sitio me enamora, por su arquitectura, por su “decadencia”, un palacio en la Sierra…. creo que reflejaba perfectamente lo que buscábamos. La comida la hicieron en El Esquileo, para Elena era fundamental que el lugar de la celebración no tuviese carpa y del catering se encargó El Mentidero de la Villa “la comida fue un espectáculo”
En el aperitivo pusieron una barra de cerveza “Estrella Galicia” en honor  a todos los gallegos, que había muchos y un grupo de rock impresionante interpretando versiones de los 70 Blue Velvet  
Las flores de Elena Suarez & Co
Del ramo y todas las flores se encargó su empresa Elena Suarez & Co. Un ramo precioso y diferente, con ese perfecto aire decadente. “Colgamos de las vigas de El Esquileo unas coronas enormes, para decorar el espacio en altura. Estaban atadas con unos cabos náuticos preciosos. Todo lo demás fueron rosas, hiedras, eucalipto, aspecto decadente, vintage, y rústico….”

La gente joven se sentó como quiso en una enorme mesa imperial presidida por un centro espectacular

 Los trajes de los niños era de Agatas y tanto las coronitas como los chupa chups fueron obra de Elena Suarez & Co y los canotiers de los niños de Rita Von. A Elena le hacia mucha ilusión ¡llevar mucho niños!

Como anecdota, Elena nos cuenta que llegó media hora tarde a la iglesia por que el coche que les llevaba se estropeó justo en la rampa de subida hacia la Iglesia. Los turistas de La Granja empujaron el coche pero no consiguieron ponerlo en marcha les tuvo que recoger el coche de el novio

Lo que más me emocionó, la música de la Iglesia con el GrupoAlborada no paré de llorar. Momento emocionante cuando interpretaron Negra Sombra. Y sorpresa a Jorge, con los gaiteros tocando el antiguo himno de Galicia a nuestra salida de la iglesia

 Entraron a comer con la canción de Jet “Are you gonna be my girl”  y le dio el ramo a su hermana, Andrea y a su prima Iciar, con la canción “Lonely Boy” de The Black keys, ¡Momentazo Musical! 

Pincho Joaquín de Hey Mickey y Jorge se encargó de dejar alucinando a la gente con la aparición de un Cubano Saxofonista en medio de la fiesta ¡Subidón!

Como podréis comprobar, se lo pasaron muy muy bien y eso es lo que más nos gusta de una boda! Enhorabuena a Elena por el trabajazo que hizo con las flores.