lo que nos gusta de ti

 A todos los valientes que nos piden que estemos con ellos para siempre.

lo que nos gusta de ti

Nos gusta que cedas al estampado de flores de las invitaciones. Sabemos que es de todo menos varonil, y apreciamos infinito que te parezca un detalle sin importancia.

 Nos gustan tus palabras de cariño a cada invitado antes de entrar a la iglesia, ver como te frotas las manos sudorosas de los nervios, te estiras un poquito el cuello de la camisa, y le das un beso de los que suenan, a tu madre.

 Nos gusta que le dediques unos minutillos a tu casi suegra. Suelen tener un papel un poco secundario, al menos de cara a la galería, y para ella es importante ver todo lo que la quieres. Nos encanta.

 Nos gusta cuando ella entra, siempre decimos que te miramos mas a ti, no nos preguntes porque, pero la mirada que tienes es absolutamente transparente.

 Nos gusta que te saltes el protocolo y cuando llegue al altar, le des un buen beso en la cara, cogiéndosela con las manos ,y le des la espalda a los dos besos de rigor, no nos malinterpretes, si no eres de estos no pasa nada, pero si lo eres, que sepas que nos gusta.

 Nos gusta que sucumbas a los encantos de ella y te marques un buen baile en la entrega del ramo, porque ella te lo pide, y que seas tu el que se lo de a su hermana o mejor amiga, porque demuestras que la quieres, que formas parte de esa decisión, y que aprecias y valoras lo que significa para tu ya esposa. Y además, le recuerdas, que la quieres siempre cerca de vosotros, que tu no has venido a llevarte a nadie, has venido a quedarte con todos.

 Nos gusta que cojas el micrófono y digas algo, como si es hola. Sobre todo si eres un tímido de esos que huelen a ello. Tu cara vergonzosa, tu gracias a todos mirándola a ella, nos parece muy top. Nos gusta.

 Nos gusta que pidas una ultima canción, esa que no tiene ni ritmo, que es cero bailable, pero que es mas vuestra que nada, y que la invites a bailar en medio de la pista, como si estuvierais solos, pero mejor acompañados que en vuestra vida, a la hora que sea, con el rimmel corrido, la corbata deshecha, el cinturón sabe donde y la gomina en otra vida….