9

A Ana no la conocemos en persona pero tenemos mucho amigos en común que nos han hablado maravillas de ella y por cosas de las redes sociales, el día que se casó, nos empezaron a salir en facebook y en IG fotos y más fotos de la boda y era todo tan ideal que nos vimos en la obligación de conseguir su teléfono y pedirle el reportaje completo. (Además, en cuanto nos dijo que las fotos se las había hecho Momenta, sabíamos que íbamos a tener fotones asegurados)

Últimamente estamos viendo muchas novias con pamela pero en este caso, la pamela tiene más sentido que nunca. El look que eligió Ana no podía ser más acertado para el entorno. ¿Existe algo más acorde para una boda en una granja que una pamela de paja y una falda con una blusa y una pick up? ¡imposible!

Juan y Ana viven en el campo, en la finca donde se casaron, una de las primeras veces que fueron a ver la finca Juan le dijo a Ana: ¡Mira! En esa ermita nos vamos a casar (¡no éramos ni novios! no se como se atrevió podría haber salido asustada pero no lo hice, pensé que poca vergüenza tiene,me gusta) y así fue.

1

9 8

Ana (diseñadora de profesión) salió espantada de todas las pruebas que se hizo de vestidos así que decidió diseñarse ella misma el suyo. La falda era una falda de capa con cola de crepe, la cinturilla era de listas metalizadas y tenia bordados encima en relieve, era de Jose Maria Ruiz, con botones de arriba a abajo. La camisa cruzada de gasa de seda.

Los zapatos de la novia, como no podía ser de otra forma, eran de Mint and Rose, una sandalia en tono hielo, ideal para una novia con personalidad.

2

10

La novia llegó a la ermita en la pick up del novio, “mi padre estaba intentando todo el rato quitarme de la cabeza ir en pick up, como veis no lo consiguió. Los niños de las arras fueron atrás subidos, porque cuando fuimos a por ellos sus padres les montaron ahí jaja (mi padre asustado de nuevo)”

18

3

La boda se celebró en la ermita de la granja, que era ideal pero muy pequeña. La novia se empeñó en que se hiciera fuera, rezando a todos los santos por que ni lloviera ni se achicharraran, “alquilamos las sillas y mi tío y mi abuelo de 80 años pusieron olivo en las mas cercanas al pasillo. Mi abuelo también hizo unos carteles por toda la finca para indicar donde era cada momento. Le amo”

15

5

El cóctel fue en la piscina y estuvo amenizado por un grupo de jazz que tocó en directo, la cena fue en una carpa transparente en la pista de tenis con mesas alargadas, “allí el día anterior mi hermana Alejandra, mi amiga Tori y yo colocamos a los caminos de mesas de cuadritos (que había hecho yo),los nombres de cada invitado y los candelabros”  Y para cenar, ¡pinchos de lechazo para todo el mundo! Estando en Valladolid nos parece una opción muy top.

12

19

¡Felicidades pareja! ¡Que seáis muy felices en el campo!

Todas las fotos son de Momenta