Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.43.23

La pedida no es más (ni menos) que una reunión familiar previa a la boda. En algunos casos, los padres de los novios aprovechan para conocerse, y en otros, para conocer a más miembros de la familia. Y cuando todo esto está ya consolidado, para celebrar algo tan importante como es el hecho de que dos personas vayan a casarse para ser, aún, más felices.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.45.10

A veces recibimos mails preguntándonos si es algo obligatorio y cuál es el protocolo. Desde nuestra experiencia, os contamos que creemos en las pedidas por lo que significan y porque pensamos que los mayores placeres de la vida se comparten. Simplemente eso es ya motivo de peso para nosotras y nuestra forma de entenderlo.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.45.27

En su origen, la pedida era el momento en el que el novio pedía a su futuro suegro la mano de su hija y este le decía que sí o que no. Hoy en día, es muy diferente ya que el sí, viene dado. En ella suele haber un intercambio de regalos pero esto es algo simbólico, ni mucho menos es el centro de atención ni el motivo principal de organizarla.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.46.05 Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.46.23

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.46.35

En cuanto a qué personas acuden, lo normal son los padres, hermanos y abuelos. A partir de ahí, hay quien hace auténticos fiestones post comida/cena con todos sus amigos. Para esto hay que tener en cuenta que, normalmente, se realiza en casa de la novia. Yo soy de Vigo y Fran de Madrid, a mis padres les hacia una ilusión enorme que fuera en casa por lo que yo jugaba con ventaja. La mitad de mi familia vive en Vigo y se apuntaron sin dudarlo, para los demás era más complicado y se reservan para la boda, lo mismo que ocurrió con los tíos y primos de Fran. Vinieron algunos amigos por ambas partes y con la tontería, acabamos montando un pequeño fiestón en casa.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.46.51 Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.47.50

 

Nos habría encantado que estuviera mucha más gente porque al final tú a las cosas les das el significado que quieres y consideras pero realmente era un follón y no queríamos comprometer a nadie así que, nos guardamos los bailes con ellos para el día de la boda.

Para ese día elegí un vestido de Intropia que, simplemente, era perfecto. Me apetecía muchísimo que fuera largo y con mangas, pero todo lo que encontraba me parecía excesivamente arreglado por la forma y por la tela. Fue probarme este y mi madre y yo decidir que era perfecto. Me sentí cómoda y a gusto, un acierto total. En los pies, las sandalias de Jimmy Choo que me compré para la boda de mi hermano, puede que no os lo creáis, pero son más que cómodas. Ese día me las puse a las 11 de la mañana y salvo las dos horas de la comida no volví a sentarme. Me descalce sobre las 11:30 de la noche, vamos, al final.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.48.45 Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.49.07

Como complementos, una pulsera y unos pendientes de Suma Cruz. Adoro Suma Cruz, a su marca y a ella. Hace años me puse una corona de mariposas en una boda y desde entonces, no había vuelto a ponerme nada suyo pero se me ponían los dientes largos con cada publicación o con cada novia que veía que llevaba algo de ella.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.49.58 Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.49.45

Me peino y maquillo Moi de Oui Novias. La verdad es que todas las personas que forman parte de este equipo son auténticos profesionales. Ciudad a la que voy ciudad en la que tienen a alguien de confianza y eso es algo que no tiene precio.

Mi perfume fue el que uso a diario desde hace años, Narciso Rodriguez, con quien, además, como ya contamos en el primer post, estoy trabajando mano a mano en todos estos preparativos de la boda pues estoy dejándome llevar de manera literal por los 5 sentidos para diseñar todo lo que formará parte de ella.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 23.14.56

Por supuesto, los niños tuvieron un papel muy protagonista. En nuestra familia todas las generaciones están unidas y disfrutamos como nadie la llegada de las nuevas. Los niños son la mayor expresión de alegría y no pueden faltar en un día como ese. Laura y Yane se pusieron de acuerdo y vistieron a los peques con ropa de Trixi Kids.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.52.25 Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.52.43 Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.52.58

Otra tradición de las pedidas consiste en enviar flores. Yo no había recibido tantas flores jamás en mi vida, de verdad, pero lo mejor era abrir las tarjetas y ver quien estaba detrás, muchas me emocionaron y entre todos ayudaron a llenar el ambiente de muchísima ilusión y, a la vez, nerviosismo porque en ese momento realmente sientes que la boda está a la vuelta de la esquina.

La mesa la preparo mi madre, no teníamos sillas para todos por lo que contacté con En2detalles, con quien tenemos varias bodas este año para ver sus opciones y me decanté por la silla Tiffany  blanca. Mantel y servilletas antiguos de hilo blanco y cubertería de plata de las que también, se regalaban antiguamente.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.54.42

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 23.24.56

Las flores las preparamos entre todas el día antes. Después de muchas vueltas decidimos que los colores blanco, naranja y verde serían los elegidos. Casi todas las ideas que tenía en la cabeza se parecían mucho a la que queremos poner en la boda, al final es lo que más te gusta y es lógico, y yo quería huir de ello completamente.

El color naranja pegaba muchísimo con el papel de las paredes de casa de mis padres y, además, nos parecía que las naranjitas rompían un poquito la formalidad del resto de la mesa. Una guirnalda para el carrito de las copas y todo listo. Fueron, literalmente, 4 cosas pero dieron el toque para que todo en conjunto quedase estupendo.

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 22.54.19

Ese fin de semana fue como muy revelador. La pedida es choque (positivo) de realidad en toda regla. Te cercioras de que esto va en serio y disfrutas de unos sentimientos nuevos y diferentes. Además, coincidió que en esos días había recibido las invitaciones y teníamos que montarlas para enviarlas (os las enseñaremos en el post de junio) por lo que una vez más, veías y escrito en papel algo que llevas tiempo preparando y para lo que queda cada vez menos. Me cuesta expresar lo que se siente esos días, pero como sea la mitad de bueno que lo que se siente en la boda, creo que vamos a flipar.

Lara 53 tamaño-1

Todas las fotos son de Marta Peñín. Nos conocimos poco antes y fue genial tenerla en casa. Somos una familia muy grande y se integro como nadie, hizo fotos preciosas y naturales y le cogimos un montón de cariño. ¡Gracias Marta!

Si queréis ver más sobre la boda

Cuando Mafalda eres tú

Las flores de mi boda

El fotógrafo de mi boda