curso-alvaro-sanz
Muy buenos días de viernes, estamos en pié desde muy temprano porque mañana tenemos boda, y aunque nos hace la mar de felices porque es de alguien muy especial donde además somos invitadas, compaginarlo con el trabajo no es del todo fácil el día de antes, pero oye, cuando algo te apasiona tanto, tanto, tanto, no hay peros que valgan.
Hoy pasamos a contaros un wp rapidamente, que sabemos que es una de vuestras secciones preferidas. Muchas ya conoceréis a Álvaro Sanz, nosotras de oídas mucho, de gente que ha ido a sus cursos algo, y de empaparnos su instagram y su web para ver cuando habrá nuevos cursos una barbaridad.
Sin conocerle, transmite esa especie “algo especial”, que de entrada te gusta. Su página web demuestra que es una persona con mucha sensibilidad y los cursos que imparten están hechos para auténticos sibaritas de la belleza.
 Basicamente se trata de colgarte la cámara al hombro, tener muchas ganas de hacer fotos, probablemente dormir poco para aprovechar las mejores horas del día, conocer a gente con tus mismas inquietudes, paisajes increíbles… ¿os hemos convencido ya?
Este fín de semana tiene lugar uno de ellos para el que por su puesto ha colgado el cartel de completo, y que es uno de los que más rabia nos da porque por cercanía nos venía de perlas

Si os habéis quedado con unas ganas enormes de probar sus cursos, pronto habrá otro en los Pirineos, al que tampoco podremos asistir porque tenemos un viaje a la India, que hombre, tampoco es una mala opcion 🙂

Pero si lo del fín de semana te parece demasiado, no te viene bien, o simplemente quieres algo más parecido a un contacto con Álvaro y su forma de trabajar, también imparte cursos de un día por las distintas ciudades de España, con este de Vigo nos ha llegado al corazoncito, si ninguna de nuestras amigas se apunta vamos a tener un grave problema.

Con esto os dejamos hasta el lunes, disfrutad mucho de estos dos días de descanso, porfa, nosotras os iremos enseñando los detalles de la boda a través de instagram

Por cierto, aquí os dejamos una crónica de Bea, ya asidua a sus cursos

¡Buen finde Mafalda!